Preparando la venta de su empresa

Preparando la venta de su empresa

Como propietario, una de las decisiones más importantes que puede tomar, es vender su empresa. Después de haber invertido energía, tiempo, esfuerzo y dinero para construir su negocio, quiere asegurarse que, cuando llegue el momento, reciba el mayor beneficio posible.

Nunca es demasiado pronto para hacer que su empresa esté ‘preparada para la venta’. Implementando ahora una serie de medidas, el proceso de venta en un futuro será mucho más sencillo y aumentará el valor para el comprador.

Hay cuatro áreas claves que nos asegurarán que la empresa está ‘lista para la venta’:

1. Identificar problemas y solventar incidencias

Lo primero al preparar una empresa para la venta es identificar las potenciales señales de alerta para un comprador. ¿Existe un exceso de dependencia sobre usted el propietario? ¿Podrá su empresa y el equipo directivo continuar operando y crecer tras la operación de venta? ¿Cuenta la empresa con un nivel de ventas sostenible? ¿Puede demostrar que periódicamente lleva a cabo un seguimiento sobre los indicadores claves de rendimiento (KPIs) y que conoce en qué situación se encuentra en relación a los líderes de su sector o su competencia más próxima?

Una empresa bien gestionada y profesionalmente dirigida hará que su negocio sea más atractivo para los compradores. Tomarse el tiempo para identificar los problemas y solventar las incidencias antes de recibir una oferta llevará sin duda a recibir una mejor oferta de venta.

2. Construye una historia alrededor de tu información financiera

Contar con unos estados financieros sólidos, de varios años, es clave para desarrollar una historia que ayude al potencial comprador a identificar patrones del rendimiento pasado, presente y futuro. Esto incluye ser claro en relación a la información importante, como clientes claves y parámetros como la rentabilidad por cliente, que puede incluir un análisis detallado de múltiples canales de venta.

El valor del negocio aumenta cuando somos capaces de mostrar predicciones precisas de las ventas basadas en datos sólidos, de ilustrar ganancias importantes con un crecimiento sostenible, además de oportunidades de crecimiento y potenciales rentabilidades futuras. Todo esto le puede ayudar a diferenciarse de la competencia y a lograr un precio de venta superior.

Unos resultados financieros sólidos durante la due diligence y las negociaciones también ofrecerá una confianza adicional al posible comprador. Unos datos financieros débiles envían un mensaje negativo al comprador. Una información financiera de calidad y actualizada no sólo da sentido al negocio, sino que además aumenta la capacidad del comprador de valorar el negocio y confiar en los resultados financieros.

3. Usar los datos para ser más eficientes

Como empresa consolidada, ya tendrá mucha información relevante. Por eso, para mejorar el valor de la organización lo que hay que hacer es poner esta información en un formato estructurado que permita una mejor y más rápida toma de decisiones. Puede identificar cómo ser más productivo o innovador, esquematizando elementos recurrentes y no recurrentes y pasos en la cadena de valor,  analizando luego los procesos para eliminar aquellos que no añadan valor.

Un enfoque ajustado del mapeo de la cadena de valor permite ofrecer al posible comprador una imagen global más clara del negocio y también identificar áreas de la empresa en las que se puede incrementar la productividad, comenzar a innovar y, con el tiempo, mejorar la rentabilidad.

4. Dar un paso hacia atrás y pedir ayuda

Al vender el negocio, es importante pedir consejo. Un asesor con experiencia podrá ayudar a poner la empresa en las condiciones óptimas para ser vendida, a maximizar su valor y a prestarle apoyo para ejecutar la transacción con éxito. También puede aclarar la misión y los valores de la empresa, logrando un mejor entendimiento de la estrategia comercial.

Es difícil dar un paso atrás en la empresa que tanto tiempo, dinero y esfuerzos le ha dedicado; sin embargo, tomar un enfoque más objetivo, ayuda a identificar y tratar, cualquier problema fiscal o financiero que pudiera surgir antes de la venta. Esto no sólo minimiza y reduce el riesgo, sino que, además, ayuda a demostrar al comprador que es un propietario comprometido y organizado.

Asegurarse de que su empresa está preparada para la venta, antes incluso de ponerla a la venta, le permitirá tener una visión más clara de su empresa, reforzando los controles internos y los procesos financieros. Identificando lagunas y haciendo un seguimiento del rendimiento, puede aprovechar los datos y crear una historia del negocio atractiva que permita atraer a potenciales compradores.

Para saber más acerca de cómo podemos ayudarle a saber si su empresa está optimizando su rendimiento y si está preparada para la venta, póngase en contacto con nosotros.

Agustín Fernández
 

Nuestra web utiliza cookies para proporcionarte un mejor servicio, si continuas navegando entendemos que estás de acuerdo. En nuestra política legal, de privacidad y cookies, puedes ver más información o cómo cambiar la configuración. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar