Los préstamos vencidos (NPL) siguen a la vanguardia de la agenda regulatoria europea

Los préstamos vencidos (NPL) siguen a la vanguardia de la agenda regulatoria europea

Los préstamos vencidos (NPL) siguen a la vanguardia de la agenda regulatoria europea, con dos consultas realizadas por el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE) durante las últimas semanas.

Los altos ratios de NPL han llevado a un incremento  de los requerimientos de capital, mayores costes de financiación y menores rentabilidades.

Los reguladores han mostrado su preocupación sobre este aspecto emitiendo nuevas normas prudenciales y contables, como el EBA ITS 2013/03, la guía del BCE sobre NPL, y la NIIF 9 sobre instrumentos financieros. Más recientemente,  BCE y CE han emitido dos documentos de consulta sobre los respaldos prudenciales mínimos.

En el último trimestre 2017, BCE llevó a cabo una consulta pública sobre el borrador de la adenda de la guía del BCE sobre los NPL, focalizando en provisiones y su write-off.

Mediante esta adenda, se pretende especificar los niveles mínimos de provisiones sobre criterios de prudencia para todos los nuevos NPL (préstamos morosos tras el 1 de enero de 2018), dependiendo de su antigüedad del NPL y la calidad e importe del colateral.

Bajo este paraguas, se esperaba que los bancos registraran una provisión total por la parte no cubierta en dos años, mientas que la parte cubierta hasta los siete años de antigüedad, y buscando un efecto lineal y no spot.

Esta adenda forma parte de las herramientas de supervisión bajo el segundo pilar del marco de Basilea y afecta tanto a banco de mayor volumen como a aquellos de menor tamaño, donde se les exigirá disponer de herramientas de gestión adecuadas, por lo que todos deben de estar preparados. BCE ha especificado que seguirá un enfoque de cumplimiento y explicación de las posibles desviaciones, no debiendo entenderse como vinculante, y en un ejercicio de transparencia.

Los bancos con altos niveles de NPL han preparado sus estrategias para reducir las carteras existentes de préstamos incobrables y, como parte del diálogo supervisor en curso, se están evaluando y ajustando los planes, según sea necesario. En España, está previsto ventas significativas de préstamos y REOs durante al menos los próximos 5-6 años.

No obstante, la fecha de publicación definitiva aún no está clara. El documento de consulta ha recibido numerosas adendas y solicitud de aclaraciones, en las cuales Mazars ha participado. Daniele Nouy, Presidenta del Consejo de Supervisión del BCE ha manifestado públicamente la necesidad de posponer su implementación, y así a su vez permitir probablemente  a los bancos estimar los costes de su implementación, lo que puede indicar posibles problemas de solvencia si se llevara a buen fin esta medida en las circunstancias actuales.

El próximo paso por tanto es que  los bancos deberán analizar sus provisiones de préstamos y las políticas de gestión de garantías, modelos internos de riesgo, datos, procesos y sistemas, u sus equipos de gestión de riesgo deberían considerar la implementación de respaldos, y reportar sobre el cumplimiento y las desviaciones, a nivel de exposición o de cartera.

Lograr un equilibrio parece difícil. Los bancos europeos necesitan sanear sus balances y establecer medidas preventivas para evitar otra acumulación de NPL, con el fin de mantener y aumentar su capacidad de préstamo, pero, ¿pueden incentivarlos los supervisores para deshacerse de las carteras de préstamos incobrables, sin causar efectos dañinos?

Carlos Marcos

Carlos Marcos es licenciado en Economía, Master Executive MBA por el Instituto de Empresa y Máster en Auditoría por la Universidad de Alcalá de Henares. Es miembro del Registro Oficial de Auditores de Cuentas con el nº 17577. Carlos Marcos se unió a Mazars en 1991 y es socio desde 2006.

Carlos Marcos